jueves, 18 de diciembre de 2008

MONSTRUOS DIABÓLICOS

.
A finales de los ´80 recuerdo mis paseos al Kiosco Patxi para completar una "alucinante" colección de cromos (bueno eso creíamos entonces porque ahora la ves y da asco hasta tocarla con un palo). El cromo que me faltó a mi y a la mayoría de la chavalería fue el nº 31, “el carroñero”, tenía la duda de si existía realmente o era una leyenda urbana como la del perro, la mermelada y Ricki Martin. Pero tras años de busqueda lo he encontrado, EL CARROÑERO EXISTE. Es una especie de ave con cuernos, el cromo era metalizado y con unas letras sobreimpresas que te avisaban de que poseías el cromo más difícil de conseguir…un autentico tesoro. Hay gente a la que le tocó y le cambió la vida, se hicieron famosetes en los barrios y los demás niños los señalábamos como si viesemos al Equipo A o a Mikel Nai: "mira mira ese es, a ese le toco el carroñero, que envidia macho..."mama dame cuartos pa cromos a ver si me toca..."
La colección de cromos se llamaba "Monstruos Diabólicos" y era una recopilación de plagios cinematográficos (Darth Vader, E.T. , El increíble Hulk, etc…) mezclados con personajes de la literatura clásica (Drácula, el hombre lobo, Frankestein, la momia…) y aderezado con otra suerte de monstruos frikis, producto indudable de los delirios de una mente perjudicada por el uso y abuso de sustancias psicotrópicas (véase: peyote, mescalina, heroína, pastillas rojas, verdes y amarillas, JUUUU JAAAA). Mención aparte merecen los nombres de las criaturas, dado que el responsable tiró la casa por la ventana y en un alarde de creatividad e imaginación, "el hombre mosca", "robot humano", "la posesa", "el vegetal" entre otros...
Bueno, volviendo al tema que nos concierne, dicha, colección de cromos estaba compuesta por 80 cromos jodidamente mal impresos y que venían de 5 en 5 grapados en un sobrecito de papel. Los cromos se coleccionaban en una especie de poster de cutre-cartón y cuando completabas el álbum te daban un regalo cojonudo en aquella época que nunca nadie llegó a conocer, según relata la leyenda podría haber sido una camiseta, un reloj o un monopatín. En resumen, cuando recuerdas estas cosas te das cuenta de lo frikis que fuimos y por tanto somos (a mucha honra), y que si has sido capaz de conservar la colección de cromos hasta hoy día significa:
1º-Que no viste al carroñero ni en pintura y sigues dudando de su existencia. Como podréis ver en el vídeo y en la foto del álbum completo, no hay ni rastro del carroñero.
2º-Que a tus 30 y tantos años eres más friki de lo que piensas y tienes que ir a que te vean psicólogos y profesionales.
Aunque no tengo la colección de "Monstruos Diabólicos" si conservo el álbum de V, coleccionable con la revista Teleindiscreta, que tampoco tenía desperdicio. Pero no os preocupeis ya me han quitado la medicación, ya no me despierto por las noches gritando: "...EL CARROÑEROOOOOORRRRRRRRRRRRRRRRRR..."

Para finalizar cuelgo este video para que veaís que en realidad no estoy curado del todo...buenas noches...señor...monstruo...buenas noches.

4 comentarios:

Ojete Carroñero dijo...

Toma, Toma, Toma!

Peazo de entrada, Sr. Santi.

Yo no llegue a tener tampoco el carroñero, pero me gustaría saber si alguien lo tiene aun y que precio alcanzaría en ebay.

Muy buena la musica....nianoniano

Andres dijo...

JAJAJAJAJAJ Que recuerdos, tio.

Pero tengo que decirte que SI conseguimos al carroñero y varias veces, aunque invertimos mucho dinero, 100 o 200 pelas, o no te acuerdas de unas camisetas blancas que en la parte delantera llevaban la foto de alguno de los "monstruos" del album.

A ver una de memorex pa' mi brother que esta penil.

Quique dijo...

Se ve que esa colección triunfó en AB, pero en Madrid yo creo que no, no me suena de nada, macho.
Muy buena la entrada. La canción de los chavales es total, sale el mítico Piraña, de Verano Azul. Quién no tiene algún colega al que le llamen el Piraña, o el Pi?

Anónimo dijo...

Hola amigos, para que conste, yo también conseguí, junto a mi hermano, la colección completa. Creo que cuando nos salió el Carroñero, fue uno de los días más felices de mi vida. Lo canjeamos por una camiseta que tenía en la parte delantera una calavera con la cabeza abierta y en la que se veía parte de la sesera..¡qué tiempos! Yo creo que mi vida cambió y desde entonces, fui alguien y mi autoestima cambió...(je, je).
Un abrazo.